¿Qué papel deben desempeñar las escuelas en la asistencia sanitaria comunitaria?

Blog

Hoy en día, las escuelas públicas de Estados Unidos están sometidas a una enorme presión. Las restricciones presupuestarias y la escasez de mano de obra han hecho que los centros tengan que luchar por mantenerse al día, y los servicios sanitarios a menudo quedan relegados a un segundo plano.

Ha llegado el momento de reevaluar las soluciones de atención sanitaria en los centros escolares para garantizar que alumnos, profesores y familias reciban la atención que necesitan. Analicemos más detenidamente la importancia de la atención sanitaria en los centros escolares, así como las soluciones sanitarias innovadoras que los centros escolares de la comunidad pueden aplicar hoy mismo.

¿Por qué es tan importante la sanidad para los colegios públicos?

Disponer de asistencia sanitaria en el campus genera una serie de beneficios para toda la comunidad. La atención in situ mantiene a alumnos y profesores en el aula y evita que enfermedades y lesiones interrumpan momentos educativos importantes.

Esta atención también reduce la tasa global de ausencias en toda la escuela y minimiza la propagación de resfriados y gripes entre los alumnos. La existencia de servicios sanitarios in situ significa también que los centros estarán mejor equipados para responder a crisis sanitarias de mayor envergadura, como la COVID-19, en caso de que vuelvan a producirse en el futuro.

Por desgracia, hoy en día muchos estudiantes no tienen acceso a una atención sanitaria regular fuera de la escuela, ya sea por falta de seguro o simplemente por falta de proveedores de atención adecuados en las cercanías.

Casi un tercio de los estadounidenses declaran no tener acceso a servicios de atención primaria. Disponer de servicios sanitarios básicos en la escuela garantiza que todos los alumnos tengan acceso a estos servicios esenciales, aunque de otro modo no lo tendrían. La atención in situ es también mucho más cómoda y rentable para las familias ocupadas.

Al ofrecer servicios sanitarios, las escuelas también tienen la posibilidad de detectar precozmente los problemas de salud física y mental de los alumnos.

Por ejemplo, muchas familias se enteran por primera vez de que su hijo necesita gafas o audífonos gracias a las revisiones en la escuela. La detección precoz de estos problemas da a las familias la oportunidad de abordarlos de inmediato y garantiza que no interfieran en el aprendizaje y el desarrollo del niño.

La cambiante situación de la sanidad escolar

La asistencia sanitaria ha sido un componente clave de las escuelas públicas durante décadas. De hecho, la mayoría de los estados de EE. UU. empezaron a exigir la asistencia sanitaria en las escuelas entre 1918 y 1921. Muchas de estas leyes siguen en vigor o incluso se han reforzado, pero desde 2020, muchos estudiantes han tenido dificultades para recibir la atención que necesitan.

La pandemia de COVID-19 supuso que las escuelas de todo el país pasaran de la enseñanza presencial a la enseñanza en línea y, en muchos casos, las escuelas tuvieron que hacer esta transición en cuestión de días. Esto significó que los alumnos dejaron de tener acceso a recursos sanitarios presenciales.

Aunque la mayoría de las escuelas han recuperado totalmente el aprendizaje presencial a partir de 2023, la atención sanitaria en las escuelas aún no se ha puesto al día. Muchas escuelas tuvieron que despedir a sus enfermeras y demás personal sanitario durante la pandemia y no han podido reponer esas funciones debido a la escasez de mano de obra.

Además, muchos distritos escolares han visto recortados sus presupuestos, y las altas tasas de inflación hacen que los fondos no lleguen tan lejos como antes. Por desgracia, los servicios sanitarios suelen ser de los primeros en desaparecer. En lugar de buscar un enfoque más rentable, muchas escuelas han optado por reducir al mínimo los servicios sanitarios.

Repriorizar la sanidad: Estrategias para las escuelas comunitarias

En lugar de recortar los servicios sanitarios, los colegios públicos locales deberían buscar un enfoque más moderno y rentable. No es el momento de escatimar en servicios sanitarios para los estudiantes.

Si bien es cierto que la propagación del COVID-19 se ha ralentizado, el virus sigue presente y podrían surgir nuevas amenazas para la salud en el futuro. Además, en la mayoría de los estados sigue vigente la legislación que obliga a las escuelas a ofrecer al menos algún tipo de atención sanitaria a los alumnos.

Asociarse con un proveedor externo de servicios sanitarios educativos es una de las formas más eficaces de hacerlo. Los proveedores externos disponen de los recursos necesarios para ofrecer servicios más completos que los que usted podría ofrecer por sí solo. Por ejemplo, estos socios sanitarios ya disponen de la tecnología y la formación necesarias para realizar pruebas de detección de diversas afecciones físicas y mentales.

Los proveedores de atención sanitaria centrados en la educación también pueden ofrecer apoyo para las vacunaciones, las pruebas COVID-19 y otras iniciativas a gran escala que son difíciles de poner en práctica por las escuelas por sí solas. Estos proveedores también pueden formar a los profesores y al resto del personal a tiempo completo para que presten apoyo a las iniciativas sanitarias, lo que permite que todo funcione sin problemas.

Además, trabajar con un proveedor externo suele ser más asequible a largo plazo que contratar personal sanitario a tiempo completo para los mismos servicios. Incluso puede personalizar su plan de servicios sanitarios para adaptarlo a las necesidades específicas de su centro. Si estos servicios siguen estando fuera del presupuesto de su centro, considere la posibilidad de solicitar subvenciones o trabajar con organizaciones sin ánimo de lucro para conseguir financiación adicional.

Opciones sanitarias para todos

Cuando los alumnos y el personal de su centro están sanos y contentos, toda la comunidad se beneficia. Invertir en soluciones sanitarias en el campus es imprescindible para cualquier centro educativo local. Un acceso fiable a la asistencia sanitaria iguala las condiciones de los estudiantes de todos los orígenes, al tiempo que ahorra tiempo y dinero a las familias.

Ahora que los estudiantes vuelven a estar en persona, es hora de desarrollar una estrategia integral de atención sanitaria en la escuela. Para más información sobre esta iniciativa, póngase en contacto con Clínica Campus- una organización pionera dedicada a proporcionar un acceso cómodo a la asistencia sanitaria en los campus escolares. Ya han atendido a más de 600 centros y 650.000 estudiantes, y están preparados para ayudar a su centro a encontrar los recursos que necesita.

Fuente: https://www.wphealthcarenews.com/what-role-should-schools-play-in-community-healthcare/

Tags :

Quiénes somos

Creemos que la asistencia sanitaria en el campus debe ser accesible, cómoda y asequible. Trabajamos con nuestros socios de los distritos escolares para crear soluciones sanitarias integradas y orientadas a los programas en el campus.

Siga con nosotros